Santiago tiene una red súper funcional de transporte público que te permite llegar desde cualquier punto de la ciudad a otro haciendo uso de máximo tres rutas (normalmente son solo dos rutas y si los puntos están ubicados en sitios “céntricos” quizás con una sola ruta es suficiente). Eso sí, prepárate para destinar mínimo 30.000 pesos al mes en transporte (sin contar los movimientos que quieras hacer fuera de ir y venir al trabajo) porque las tarifas son de país de primer mundo.
“El sistema de Transporte Público de Santiago (Transantiago) integra física y tarifariamente a la totalidad de los buses de transporte público de la ciudad, operados por 7 empresas concesionarias, además de Metro de Santiago. Este sistema se paga a través de un único medio acordado para esto llamado Tarjeta bip!, el que carga cuotas de pago en cualquiera de los puntos de carga distribuidos por la ciudad.” (Información tomada de Transantiago).
 
TARJETA BIP!
Es casi que lo primero que vas a comprar cuando llegues a Santiago y la vas a usar a diario. Es una tarjeta magnética que puedes recargar con saldo en cualquiera de los puntos habilitados o por internet y sirve para pagar tu pasaje tanto en buses como en el metro. El plástico cuesta 1.500 pesos y puedes recargarla desde 1000 pesos en adelante en múltiplos de 500 (o sea, 1.000, 1.500, 2.000 y así…).
Cada unidad de bus tiene lectores magnéticos en la entrada donde debes acercar tu tarjeta y esperar que prenda de color verde, en ese momento puedes seguir adelante.
 
BUSES
Parafraseando la información corporativa, aquí vas a ver buses de 7 colores distintos que cubren todas las rutas de la ciudad y que, como son operados por empresas diferentes, se nota la diferencia entre unos y otros.
 
[img width=1516,height=190]https://venezolanoenchile.com/wp-content/uploads/2015/07/transantiago-en-colores.png[/img]
 
Por ejemplo, los buses naranja y los azul oscuro que cubren los servicios de la serie 200 y 400, respectivamente, son un desastre. Siempre están sucios, a la mayoría le faltan las gomas que suavizan el golpe al abrir y cerrar las puertas entonces sientes que en una de esas el vidrio se va a romper y te va a caer encima, los conductores siempre andan estresados y a veces se pasan las paradas, van a mil por hora y quieren frenar en dos segundos, etc.
Ahora, los celestes, turquesa y rojos que cubren las rutas 100, 500 y B, C, respectivamente, son otra cosa. Al parecer las unidades son más nuevas o, en su defecto, las cuidan más. Quizás otra razón para que haya esta diferencia sea la zona que cubren durante su recorrido.
En cada “paradero” hay información de los horarios en los que operan las rutas. Aparte de las rutas normales (que no tienen letra), vas a ver dos modalidades:
  • Nocturnos: solo rutas desde las 12 de la noche hasta las 6 de la mañana. Se identifican con la letra “n” luego del número, por ejemplo “401n”.
  • Express: son rutas que tienen menos paradas y la intención es llevarte más rápido a una estación de metro. Se identifican con la letra “e” luego del número, por ejemplo “216e”.
 
METRO
La red de metro de Santiago tiene cinco líneas en funcionamiento y varias en construcción proyectadas para los próximos años. Cubren gran parte de la ciudad de manera muy eficiente y están identificadas con números y colores para que sea sencillo ubicarlas. El logo son tres rombos rojos uno al lado del otro.
Cada estación tiene su horario de funcionamiento, dependiendo de qué tan al extremo de una línea esté, pero en general, de lunes a viernes trabaja desde las 6:00 hasta las 23:00 y los fines de semana abre y cierra un poco más tarde.
Hay algunas líneas (por ejemplo la 2 y la 5) que tienen una especie de “servicio expreso” en hora punta que se aplica según el color de la estación. Es decir, cada estación de la línea esta identificada con un color (rojo o verde, pero hay otras que son la combinación de ellos y que llaman “común”) y durante la hora punta los trenes tienen también un color (rojo o verde). La idea es que los trenes identificados con el color verde solo se detienen en las estaciones verdes y las comunes y por el otro lado, los trenes identificados con el color rojo solo se detienen en las estaciones rojas y las comunes. Esto, aunque es un poco complicado de entender y acostumbrarse, realmente funciona y cumple su cometido.
En este enlace puedes ver el plano del metro desde la página oficial.
 
TARIFAS
Moverse en Transantiago es caro, pero eso no es una novedad en las ciudades importantes donde la media es aprox. 1,2 USD$ por viaje.
Es un poco complicado entender las tarifas de Transantiago, pero intentaré simplificarlo. Para la fecha en la que estoy escribiendo este artículo hay tres horarios con tarifas diferentes (solo de lunes a viernes, porque los sábados, domingos y feriados aplica la tarifa del horario valle):
  • Horario bajo: 06:00 a 06:30 — 20:45 a 23:00.
    • Metro: 640 pesos.
    • Bus + metro: 660 pesos.
  • Horario valle: 06:30 a 07:00 — 09:00 a 18:00 — 20:00 a 20:45.
    • Metro: 660 pesos.
    • Bus + metro: 680 pesos.
  • Horario punta: 07:00 a 09:00 — 18:00 a 20:00.
    • Metro: 740 pesos.
    • Bus + metro: 740 pesos.
Si lo miramos en un mismo día, nos queda así:
  • 06:00 a 06:30 – Bajo
  • 06:30 a 07:00 – Valle
  • 07:00 a 09:00 – Punta
  • 09:00 a 18:00 – Valle
  • 18:00 a 20:00 – Punta
  • 20:00 a 20:45 – Valle
  • 20:45 a 23:00 – Bajo
También hay posibilidad de combinar servicios pagando un solo pasaje si los transbordos ocurren durante los 120 minutos próximos al primer viaje. Ejemplos:
  • Si tu viaje inicia en metro y 30 minutos después te montas en un bus, vas a pagar solo el primer viaje.
  • Si tu viaje inicia en bus durante horario valle y antes de 120 minutos te montas en el metro pero ya cambió el horario a punta, entonces pagas los 60 pesos de diferencia que hay entre una tarifa y otra.
  • Si tu viaje inicia en metro y antes de 120 minutos te vuelves a montar en el metro, pagas los dos pasajes porque el servicio combinable abarca solo un pasaje de metro.
  • Si tu viaje inicia en bus en horario bajo y después te montas en el metro aún en horario bajo, vas a pagar 30 pesos que es la diferencia entre el viaje único y la combinación de servicios en ese período de tiempo.
APLICACIONES ÚTILES
Para moverte en Santiago te recomiendo que uses Google Maps porque te indica las mejores rutas para llegar un punto a otro bien sea en carro, transporte público o caminando.
Por otra parte, los buses en esta ciudad cuentan con sistema satelital y envían en tiempo real información acerca de su ubicación, entonces existen aplicaciones que te indican el tiempo aproximado de llegada a un paradero específico. Les dejo la que yo uso:
Bus checker
  • iOS
  • Android
  • Windows Phone (en este momento no hay disponible, pero en la página puedes llenar un formulario para que te notifiquen cuando la lancen)
 
EVASIÓN
Acá vas a escuchar (o más bien a leer) mucho este término. Y es que, particularmente en los buses, no hay mucho control sobre el pago del pasaje, entonces el gobierno tiene una campaña muy fuerte contra la evasión de este pago.
Con un solo día que pases aquí en Santiago, vas a notar que cuando el bus llega al paradero se montan personas por las puertas traseras y de inmediato se sientan sin pagar su pasaje, otros lo hacen montándose por la puerta delantera y aún así no aplican su Tarjeta bip! en el lector y los más sorprendente de todo es que los conductores no dicen ni una palabra.
Esta actitud obviamente es ilegal pues se trata de robar y para controlar este tipo de acciones existen funcionarios cuya tarea es montarse a los buses con un lector de bip! portátil y pedirle a cada pasajero su tarjeta para escanearla, por lo tanto, si evadiste vas a quedar al descubierto. Las sanciones para estos casos son una multa por primera vez y prisión por algunas horas en caso de reincidencia.
Ojo, algunas veces vas a ver que alguien al aplicar su bip! el lector se ilumina de color rojo; esto significa que no tiene saldo suficiente para cubrir el costo del pasaje pero lo que sucede en estos casos es que puedes continuar el viaje y ese monto queda negativo y se descuenta de tu próxima recarga. Si algún funcionario lee tu tarjeta durante ese viaje, no hay problema ya que si estás dentro de las 24 horas siguiente al aviso, no se considera evasión.