Hay ciertos conceptos que todo emigrante (sea del país que sea) debe manejar si está pensando en dar el paso hacia otras latitudes.
 
LEGALIZACIÓN DE DOCUMENTOS
La idea principal que les quiero transmitir en este punto es: los documentos que se emiten en un país con fines legales solo tienen validez en ese país. Entonces, si quieren que alguno de estos tenga peso legal en otro país, deben certificar su autenticidad siguiendo los procedimientos establecidos para ello.
Normalmente existen dos trámites distintos: Legalización y Apostilla (ambos se tramitan en el Ministerio de Relaciones Exteriores).
  • En el Convenio de La Haya de 1961 se introdujo el concepto de Apostilla como método alternativo de legalización de documentos públicos entre los países firmantes. Si el país al que vas a emigrar se encuentra en esta lista, quiere decir que debes apostillar tus documentos.
  • Si el país al que vas a emigrar NO se encuentra en esa lista, entonces muy probablemente debas legalizar tus documentos.
Luego de este paso, viene la firma del Cónsul del país al cual vas a emigrar, lo que finalmente hará que se convierta en un documento legalmente válido. Esto solo se puede hacer en el país de origen… No es posible hacer este paso del trámite en otro país.
ENTRADA A UN PAÍS COMO TURISTA
Esto es lógico, sencillo de explicar, de entender y se aplica en la mayoría de los países del mundo:
Al entrar a un país del cual no se es residente legal, se debe tener un boleto de retorno para una fecha anterior al día que se cumpla el límite de estadía como turista establecido en sus leyes.
 
RESPETO A LAS LEYES
La idea aquí es simple:
Si vas a emigrar y estás acostumbrado a saltarte las leyes en tu país, te recomiendo que dejes eso en casa y aprendas a que en la mayoría de los países las cosas funcionan enmarcadas en reglas que se hacen cumplir y que garantizan el bienestar para sus habitantes. Si no vienes teniendo claro esto, vas a chocar inmediatamente con el sistema.
 
PLANIFICACIÓN / PRESPUESTO
Dos conceptos distintos pero que van de la mano…
La clave aquí es estar claro de lo que quieres lograr y de lo que necesitas para hacerlo. Con esta visión puedes hacer un presupuesto que sea ajustado a la realidad, lo que te permitirá saber cuánto tiempo de “colchón” tienes para conseguir trabajo.
 
MOMENTO IDEAL PARA EMIGRAR
Las épocas ideales para emigrar dependen del país de destino. Por ejemplo, en Chile, llegar a finales de diciembre, enero o febrero implica muy baja probabilidad de encontrar empleo ya que es la época de vacaciones y el movimiento es casi nulo.
Evalúa cómo funciona el país al que vas a emigrar antes de elegir la fecha de partida.
 
TU IMAGEN EN UN PAÍS NUEVO
Cuando pisas el nuevo país cuentas solo con tres cosas:
  • La etiqueta de “extranjero”.
  • Lo que pudiste llevar en tus maletas.
  • Un Currículum Vitae que te representa.
La etiqueta no te la quita nadie, lo que llevaste en la maleta “ya fue”, así que lo único que puedes controlar es tu CV que se convierte en tu imagen y es lo que puede abrirte o cerrarte puertas.
 
BÚSQUEDA DE EMPLEO
Son muchos los factores que pueden influir en este proceso y en los resultados que obtengas, por ejemplo: la época del año en la que busques empleo, tu profesión o el rubro de tu ocupación, si tienes permiso de trabajo o no, si tienes RUT o no, la seguridad que reflejes a la hora de la entrevista, tus aptitudes, tus competencias, etc.
Hay que entender que el hecho de conseguir trabajo depende en su mayoría de ti mismo.
 
CONCLUSIONES
Emigrar no es fácil pero comprendiendo estos conceptos seguramente tu manera de ver las cosas será más clara y enfocada en lo que de verdad es importante.
Te invito a hacer de tu experiencia migratoria un caso de éxito… Recuerda que solo en tus manos está lograrlo.